Manifiesto de la II Marcha por los Derechos de los Animales de León

Estándar

Os dejamos el Manifiesto que se leyó hoy en la Marcha por los Derechos de los Animales… Gracias a la Organización de la Marcha por hacernos llegar el texto, pues nos parece también muy importante darlo a conocer… así que os invitamos a compartirlo!

“Buenos días,

Gracias por estar hoy aquí.

Gracias a todas las personas que habéis colaborado para que esta marcha fuera posible.

Gracias a la Subdelegación de Gobierno por todas las gestiones realizadas, a la policía local y al ayuntamiento por esta tarima tan estupenda. A la Fundación Sierra Pambley por permitirnos poder conectar el equipo de megafonía, al Grupo Kedeke eventos y espectáculos de Palencia por prestarnos la megafonía, a suministros eléctricos Cordero Villa, S.L., a Pacma León, a los voluntarios que un año más están al pie del cañón y a todos los que os habéis preocupado de difundir este evento para que llegara a mucha gente.

Hoy estamos aquí para defender los derechos de los animales, para pedir respeto , ya que, ellos no pueden.

Hoy somos la voz de todos los animales, tanto domésticos, como salvajes.

Un año más no vamos a permanecer callados, de brazos cruzados, cuando observamos las grandes injusticias que día tras día, se ven obligados a soportar los animales.

Porque una sociedad donde no se trata con respeto a aquellos que no se pueden defender ante la crueldad de los humanos, no es una buena sociedad ni para vivir, ni para crecer.

¿Qué estamos haciendo? Debemos parar un momento, observar a nuestro alrededor.

Reflexionar.

Debemos proteger a la infancia de la violencia. No puede ser que los niños y niñas crezcan, pensando que una conducta violenta es normal.

No hace mucho tiempo, en un barrio marginal de Sevilla, unos niños jugaban a lanzar piedras contra el cuerpo de un galgo atado, midiendo quien le daba más fuerte. ¿Dónde estaban los adultos responsables de esos niños? ¿Por qué permiten que los niños hagan estas cosas?

Porque los adultos que les rodean, quizás hagan lo mismo.

Pero no tenemos que irnos a Sevilla, ni a ninguna otra cuidad de España, porque actos tan bárbaros los tenemos aquí en León. Por mencionar alguno, hacemos referencia a tres perros (dos cachorros y uno adulto) brutalmente golpeados, ahorcados y tirados al río, que aparecieron en Marne. Caso denunciado por la Protectora Argos de León.

La protectora Albergue de Sahagún, tiene en sus instalaciones un perrito adorable, víctima de maltrato, con marcas compatibles con quemaduras de cigarrillo, entre otras cosas. Se descubrió que en ese hogar donde habitaba este perrito antes de ser rescatado, se convivía con la violencia de género.

Aparecen cachorros con días de vida, aún con el cordón umbilical, abandonados en cajas o en contenedores de basura.

Llegó la gran nevada y tanto animales salvajes, como domésticos, quedaban aislados, sin alimento. Fallecieron cientos. ¿Por qué existiendo medios para proporcionarles alimento se les deja morir cruelmente?

Los animales de granja deben estar en instalaciones dotadas de los medios necesarios para que estos animales, vacas, cerdos, ovejas, caballos, etc., estén protegidos, cuidados adecuadamente, tratados con respeto. No son objetos. Son seres que sienten, que enferman si no se les cuida, que sufren.

El maltrato lo vemos a diario en nuestras calles, cuando observamos en las condiciones en las que se encuentran los gatos abandonados. Los gatos que viven en la calle son responsabilidad de los ayuntamientos y deben velar por la salud y el control de las colonias felinas. No deben envenenarlos y deben permitir su alimentación, eso sí de una forma limpia y responsable.

Si nosotros fuésemos abandonados a nuestra suerte, sin alimentos, sin cuidados médicos, estéticos, etc., tendríamos mal aspecto, estaríamos enfermos y llenos de parásitos.

En la revista Interviú, podéis leer un artículo sobre maltrato animal, os adelanto unas líneas,

“Maltrato bestial, aumentan las agresiones a animales. Perros tiroteados, burros apaleados, gatos despellejados. Guardia Civil y protectoras alertan de un notable aumento de las agresiones a animales…Según la experta doctora Núria Querol, estas agresiones pueden estar relacionadas con la violencia de género. Cuando el maltrato es por parte de menores de edad, es muy posible que se deba a que estos menores podrían estar sufriendo este tipo de situaciones en casa”.

Es estupendo e importante que hoy estemos aquí lanzando todos estos mensajes. Exigiendo una vida digna, respeto, solidaridad y responsabilidad para con los animales, tanto domésticos, como salvajes. Esta actitud debemos mantenerla en el día a día. Es responsabilidad de todos.

Sino todo lo que estamos haciendo hoy no servirá de nada.

No queremos desidia por parte de las Administraciones Públicas.

Queremos endurecimiento de las penas.

Que cese la falta de importancia que se da a los comportamientos violentos hacia los animales.

Que los maltratadores de animales, no campen libremente, repitiendo sus atrocidades, violando una y otra vez los derechos de los animales.

Recordemos que disponemos de una Ley de Protección Animal, que debe cumplirse y a la que hay que respetar como a cualquier otra.

Hay que denunciar el maltrato animal y exigir que se tramiten esas denuncias.

Hacemos un llamamiento a los maestros, animándoles a introducir en sus aulas proyectos educativos basados en valores, en participación infantil en la sociedad. En amor y respeto hacia los animales y su entorno. Y en este sentido la implicación de los padres y madres.

Queremos una educación donde se fomente esa empatía instintiva que los niños y niñas tienen por los animales. Hay que dar pasos adelante, para que la educación esté donde se merece.

César Bona García, profesor de primaria en un colegio de Zaragoza y que hoy mismo se encuentra en Dubai, en la celebración del premio al mejor profesor del mundo, al cual él está nominado, ha querido que os transmita unas palabras en su nombre,

“Soy un simple maestro de escuela y trabajo con doce niños, que cada día me sorprenden, cada día me enseñan y cada día me emocionan. En mis palabras hoy no encontraréis ni una sola que falte al respeto. Sí que encontraréis, por el contrario, muchas que reclaman que la lógica ética, la sensibilidad y el uso de la empatía salgan a flote en un mundo cada vez más insensible. He aprendido qué significa estar comprometido por cambiar las cosas. Pero ¿sabéis qué? No es sólo con esos doce alumnos donde encuentro algo sorprendente. Cuando voy a los colegios a dar charlas y les propongo: -Levantad la mano-les digo-todos aquellos a los que os gusten los animales. Todos, el cien por cien, de los niños: en Zaragoza, Pontevedra, Granada, Logroño….levantan la mano. Y mirad, pocas cosas hay tan bellas que observar a un niño
ayudando a un animal. ¿Qué estamos haciendo mal entonces? Porque conforme crecen, en algunos casos ese cariño hacia un animal se desvanece o incluso se transforma en crueldad. Y eso sólo depende, creedme, de los adultos que esos niños tienen alrededor. Por la inercia, por desconocimiento o causado por el egoísmo humano, los adultos llevamos una venda en los ojos que después pasamos a los niños. Incluso desde la escuela, sin darnos cuenta, se fomenta la cosificación de los animales, su uso para nuestra propia conveniencia.

Ser conscientes de que un maestro o una maestra puede cambiar el mundo, saber que la influencia que tenemos sobre los niños perdura toda la vida. Hay que tener el deseo de hacer un mundo mejor y la certeza de que nuestra contribución es fundamental. Las puertas de las escuelas han de estar abiertas no sólo para que entren los niños y niñas, sino para que sus ideas salgan y transformen el mundo”

Por una sociedad mejor. Por un mundo mejor, decimos NO AL MALTRATO ANIMAL!!!!!!!”

Anuncios